Encuentran intacto sección de muro de Jerusalén destruido por los Babilonios

Encuentran intacto sección de muro de Jerusalén destruido por los Babilonios

Una sección de la muralla de la ciudad de Jerusalén construida hace unos 2.700 años y en su mayor parte destruida por el ejército babilónico en 586 a. C. fue descubierta por arqueólogos en el Parque Nacional de la Ciudad de David, anunció el miércoles la Autoridad de Antigüedades (IAA).

La estructura masiva – unos 5 m. de ancho – se construyó en la empinada ladera oriental que conduce a la ciudad, a solo unas pocas docenas de metros del Monte del Templo.

Probablemente la pendiente del área preservó la estructura de la destrucción durante la conquista de Babilonia, un relato vívido de la cual se ofrece en la Biblia, ya que el ejército invasor probablemente accedió a la ciudad por un camino más fácil.

“Al noveno día [del cuarto mes] el hambre se agudizó en la ciudad; no quedaba comida para la gente común. Entonces se abrió una brecha en el muro de la ciudad … En el séptimo día del quinto mes, que era el año 19 del rey Nabucodonosor de Babilonia, Nabuzaradán, jefe de la guardia, oficial del rey de Babilonia, vino a Jerusalén. Quemó la Casa del Señor, el palacio del rey y todas las casas de Jerusalén; quemó la casa de toda persona notable ”, se lee en el último capítulo del Libro de los Reyes II.

Para el arqueólogo, descubrir los restos fue muy emotivo, como lo relató el Dr. Filip Vukosavovic del Centro de Investigación de la Antigua Jerusalén, codirector de la excavación con el Dr. Joe Uziel y Ortal Chalaf en nombre de la IAA.

“Cuando expusimos la primera parte del muro, un área de aproximadamente 1 m. por 1 m., inmediatamente entendí lo que habíamos encontrado ”, dijo. «Casi lloro.»

De hecho, los restos no solo presentan un testimonio increíble sobre siglos de vida en Jerusalén y su trágico final, sino que también resolvieron un misterio arqueológico de décadas. Durante las excavaciones en el área dirigidas por la arqueóloga británica Kathleen Kenyon en la década de 1960 y por el arqueólogo Yigal Shiloh en la década de 1970, se desenterraron restos de un enorme muro en dos puntos diferentes de la pendiente. Sin embargo, dado que las dos estructuras no parecían estar conectadas, la mayoría de los eruditos no creían que fueran parte de una muralla de la ciudad, cuya presencia estaba descrita en la Biblia pero aún necesitaba ser probada por evidencia arqueológica.

“Ahora podemos decir con certeza que la muralla de la ciudad existió, al menos en la vertiente este”, dijo Vukosavovic. Dado que la ladera oriental representó el acceso más difícil para acceder a Jerusalén, es seguro asumir que también el resto de la ciudad estaba rodeada por un muro, agregó.

“La muralla de la ciudad protegió a Jerusalén de una serie de ataques durante el reinado de los reyes de Judá, hasta la llegada de los babilonios que lograron atravesarla y conquistar la ciudad”, dijeron Vukosavovic, Uziel y Chalaf.

Si bien la sección recién descubierta aún debe fecharse de forma independiente («Estamos trabajando para obtener algunas dataciones por radiocarbono», señaló Vukosavovic), las otras dos secciones se construyeron alrededor del siglo VIII a. C., en un período también conocido como el período del Primer Templo.

Detrás de los restos de la muralla, aún se pueden ver las ruinas de algunas casas.

«En uno, encontramos cenizas que creemos que se remontan a la invasión babilónica», dijo Vukosavovic.
Además, los arqueólogos descubrieron múltiples artefactos que ofrecen un vistazo a la vida cotidiana de Jerusalén cuando el muro aún estaba en pie y después de su caída en el 586 a. C.: fragmentos de ollas, sartenes y otros recipientes, impresiones de sellos, algunos de ellos con inscripciones. – por ejemplo, “lamelech” (al rey), que generalmente aparecía en los frascos que se usaban para la recaudación de impuestos. También se encontró un pequeño sello babilónico hecho en piedra.

«Tal vez lo dejó caer uno de los soldados, o tal vez perteneció a un jerosolimitano al que le gustaban los objetos de estilo babilónico, o tal vez se remonta a un período posterior y fue propiedad de quienes vivieron en la ciudad después de su destrucción», Vukosavovic remarcó.

MIENTRAS EL muro de la ladera oriental permaneció en pie, hasta el punto de que siglos después se usaría como cimiento para nuevos edificios, Jerusalén fue incendiada, el Templo destruido y los judíos enviados al exilio.

De manera similar, esto sucedió nuevamente unos 500 años después, cuando la ciudad volvió a prosperar, esta vez a manos de los romanos. La segunda destrucción tuvo lugar el noveno día de Av, en la misma fecha que la primera. Hasta el día de hoy, los judíos de todo el mundo ayunan y lamentan la pérdida de Jerusalén, conmemorando estos días de guerra y destrucción hace milenios, como lo demuestran los nuevos hallazgos de los arqueólogos de antiguas piedras blancas.

Tomado de Jerusalén Post

compartir

Recommended Posts