Inolvidable Pasadía Familiar de los Calvaristas

Inolvidable Pasadía Familiar de los Calvaristas

Diversión sana, entretenimientos amenos, fraternidad estrecha y koinonìa en el Señor fueron parte de las vivencias en el Pasadía Familiar realizado el domingo 17 de noviembre en el Club Fiesta Campestre de Los Bajos de Haina.

En este tranquilo lugar a unos 20 minutos de la capital y dotado de amplios lugares para el esparcimiento familiar, más de 300 personas entre niños y adultos disfrutaron al máximo el fin de las actividades de la Semana de la Familia en el mes de noviembre.

Dos autobuses repletos partieron desde el local del templo con cientos de hermanos mientras otros cientos llegaron por sus propios medios.

Inmediatamente los asistentes llegaban, entre los que se contaban miembros de la congregación y sus parientes invitados, comenzaban a disfrutar de las facilidades del Club.

La primera actividad fue el culto de adoración en el salón principal con música y cánticos en vivo y con una reflexión de la Palabra de Dios a cargo de Carmen Núñez Lucas, presidente del Ministerio Femenil.

Siguió la degustación de un rico almuerzo y el resto de la tarde se ocupó en juegos, piscinas, tobogán, deportes o simplemente en descansar y conversar bajo la sombra de frondosos árboles.

Unos se divertían en juegos de mesa, adolescentes practicaban beisbol y baloncesto, los niños en juegos infantiles y las piscinas repletas, mientras a algunas damas se les vio reir y gozar con el juego “dígalo como pueda” en base a personajes de la biblia.


El comité organizador del pasadía auspició unos graciosos concursos como la carrera con una cuchara con huevos sostenida en la boca, el salto de la cuerda ganado por un varón (Marcranchof) y comer de lado y lado una manzana colgante por una pareja que en este caso fueron triunfantes los pastores juveniles Abel y Smaylin Vidal.

Además de los juegos para los niños, los infantes tuvieron una divertida tarde dirigida por la pastora infantil Lilian de Delgado y las ocurrencias, por primera vez, de un payaso. El hermano cubano Javier quien personificó al payaso “Engrifao” para la alegría de los niños que aprendieron la Palabra de manera divertida.

De acuerdo a un consenso entre los asistentes la mayoría calificó de muy bueno el pasadía que cada año reúne a la familia del Calvario, parientes y amigos.

La Pastoral Familiar agradece el apoyo y la ayuda de un equipo multidisciplinario de colaboradores que contribuyeron con su trabajo para el Señor para el éxito de la actividad.

compartir

Periodista y presidente del Ministerio de la Pastoral Familiar del Templo el Calvario.

Recommended Posts