Pr. Ramón Taveras Lucas, un general de Dios

Pr. Ramón Taveras Lucas, un general de Dios

En el lejano 1953  en la población de Hato Mayor del Rey, que entonces pertenecía a la provincia de El Seibo  y contaba con unos  27 mil habitantes,  a la iglesia evangélica  Asamblea de Dios asistía la señora María Altagracia Hernández  con sus tres hijos, uno de ellos  llamado Félix, conocido como Felito.

La familia procedía de Higüey, pero fue en Hato Mayor donde sus integrantes conocieron el evangelio. La iglesia era pastoreada por Pedro Ortiz  y bajo su ministerio   el niño Félix hizo profesión de fe.

Sin embargo, otro pastor llegado en 1952 tomó las riendas de la obra y fue quien le enseñó la doctrina bíblica y lo sumergió en las aguas. Ese pastor era Ramón Taveras Lucas, nacido en el Batey Higüeral de La Romana, recién graduado del Instituto Bíblico que operaba en esa ciudad.

El pastor Ramón Taveras Lucas acaba de partir de con el Señor a los 93 años en San Juan de la Magüana. Sus ojos se cerraron el día 14 de enero en esa población sureña a la que dedicó largos años de servicio.

El ayuntamiento declaró el 15 de enero Día de Luto Municipal  por resolución de su Concejo de Regidores  en la que se destaca su hoja de servicio a favor del pueblo por medio de la evangelización y su trabajo social y educativo.

Nuestro pastor Félix Hernández lo recuerda con cariño y dice que siempre se destacó por su dinamismo. “Las Asambleas de Dios han perdido uno de sus más destacados paladines, pero el cielo ha ganado un siervo fiel”, expresó.

Taveras nació en 1927, el segundo en una familia de 12 hijos. Su padre quedó ciego por lo que desde temprana edad dejó la escuela para dedicarse a trabajar. Desde Higüeral se trasladó  a La Romana donde la influencia de amigos lo encaminaron por malos pasos. A los 17 años era un adicto al tabaco.

Sobre su conversión, él mismo lo  narra:” y es de ahí que en el año 1946, caminando por una calle de nombre Castillo Márquez, oí un canto diferente con música que no había oído antes. Me acerqué y era una congregación de creyentes evangélicos. Una joven me invitó a pasar, el pastor era Lizardo Marcelino (Lino), quien leyó la biblia en Lucas 17:34-36. Cuando hizo el comentario sobre el rapto de la iglesia dijo: ay de los que se queden, serán víctimas del anticristo…preguntó cuántos querían aceptar a Cristo y yo levanté mi mano.”

El hermano Félix y su esposa  hicieron una breve biografía del hermano Taveras y aquí se la presentamos:

“Nació en la ciudad de la Romana en el año 1927; se convirtió al Señor muy joven, y en el año 1950 se graduó en el Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios; luego contrajo matrimonio con la Srita. Isabel Rovira y en el año 1952 comenzó su primer pastoreado en Hato Mayor del Rey. Durante los primeros años de la década de los 50s tuvieron sus dos hijos: Esdras y Daniel. Durante el año 1953 doctrinó y bautizó al pastor Félix Hernández. De Hato Mayor fue trasladado a Santiago de los Caballeros en 1956 y a los 6 meses fue trasladado a San Juan de la Maguana. Después de vivir algunos años en Los Estados Unidos, el Rev. Taveras regreso al país y continuó pastoreando en San Juan y San Pedro de Macorís. Durante su largo ministerio, el Rev. Taveras fue miembro del Comité Ejecutivo, donde fue electo como secretario del referido Comité; durante un tiempo, ocupó el cargo de director del Instituto Bíblico Central, y al terminar dicho cargo regresó a San Juan, donde al poco tiempo a causa de su edad entregó la iglesia. Durante los primeros años de nuestro ministerio, mi esposa Francia y este servidor tuvimos el honor de tenerlo a el y su esposa Isabel como consejeros. El pastor Ramon Taveras siempre se destacó por su dinamismo.  Las Asambleas de Dios ha perdido uno de sus más destacados paladines, pero el cielo ha ganado un siervo fiel.”

Aunque pastoreó en varias localidades casi todo su ministerio lo ejerció en San Juan, en la iglesia central, desde donde plantó varias congregaciones en la provincia. Después de su retiro se quedó viviendo en el Granero del Sur.

En una ocasión se le propuso ser  gobernador de la provincia, pero rechazó el ofrecimiento por preferir el ministerio antes que una función política  Este general de Dios fue entrevistado en el 2017 y se le solicitó una frase para finalizar. Inmediatamente afirmó: EL EVANGELIO NO ES NEGOCIABLE.

Cuando cumplió sus 90 años se le requirió:

P.- Qué usted le pide al Señor?

R.- Que me ayude a terminar como dijo el apóstol Pablo:

He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Su legado  y su testimonio son un ejemplo: 75 años sirviendo al Señor y más de 60 años de ministerio.  Un hermano y dos sobrinos son  pastores con bendecidas congregaciones.

compartir

Periodista y presidente del Ministerio de la Pastoral Familiar del Templo el Calvario.

Recommended Posts