Un sistema fallido

Un sistema fallido

Parte de la sociedad dominicana se conmovió y se indignó ante una de las últimas víctimas de la violencia de género, los denominados feminicidios.

La muerte de la joven abogada Anibel González en San Pedro de Macorís  a manos de su ex esposo, un psicópata que pudo salir de la cárcel favorecido por un acuerdo cuestionable, inaceptable, que está siendo investigado.

Por un intento de homicidio contra la misma persona dos años atrás fue condenado a 5 años, pero al año y medio fue liberado solamente para asesinar a la joven profesional llena de vida y deseos de superación.

Su padre informó que ella fue criada con los principios cristianos, que incluso fue líder de danza en su adolescencia y temprana juventud en una iglesia evangélica. Ese dato nos ahonda más la pena.

Triste cuadro de la sociedad dominicana  con un sistema judicial débil y complaciente en casos como éste.

Una sociedad que está cada vez más  de espaldas a Dios, alejada de lo que dice en 1 Pedro 3:7:

Vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas.

Lamentablemente el sistema le falló permitiendo que las alas de Anibel les fueron cortadas en pleno vuelo.

compartir

Periodista y presidente del Ministerio de la Pastoral Familiar del Templo el Calvario.

Recommended Posts